domingo, 22 de junio de 2008

TERAPIA VIBRACIONAL CON MANTRAS

¿Qué son los MANTRAS?


Existen distintos tipos. Los más conocidos son los hindú y los del budismo. Son sonidos repetitivos, de silabas, palabras o frases, con una cadencia específica, sincronizan a todo el individuo en dicha frecuencia. Son muchos los resultados benéficos de esto, pues armoniza y concentra la energía de la persona en esa vibración, mejorando toda la circulación energética. Desbloqueando tensiones emociones, mentales y físicas.
Aunque cada mantra tiene su significado, algunos no tienen un trascripción literal ya que las palabras son del Sanscrito
No obstante cabe mencionar que un sonido absoluto es comprendido por todos. Por ejemplo, frente a un alimento que nos agrada exclamaremos “mmm”; cuando nos quedamos extasiados viendo fuegos artificiales…”oh”; algo distinto de si fuera un “ohhh” de decepción. Con esto vemos que la entonación es importante porque puede variar el sentido del “oh” entre admiración o decepción, su contrario. Por ello es fundamental que los mantrams sean transmitidos de boca en boca, pues su pronunciación debe ser correcta para que sea eficaz.

¿Qué es la TERAPIA VIBRACIONAL CON MANTRAS?



En esta forma de entonar mantras, se cantan no se recitan, cada letra tiene una resonancia en diferentes zonas, órganos o sistemas, que puede notarse observando la vibración que produce en el cuerpo y que puede dar lugar a diversos estados emocionales y de conciencia. También actúa sobre distintas funciones de la mente. Combinaciones de letras dan lugar a resultados más complejos.
La terapia se combina con la visualización creativa (colores, imágenes, simbolismos) y, por supuesto con la intención, la voluntad y el sentimiento.
Al unir la fuerza de la palabra, de la vibración del canto, del sonido del cuenco tibetano, del pensamiento, del sentimiento y la voluntad, se convierte en una vía muy poderosa para conseguir profundos cambios en todos los aspectos de nuestra existencia, tanto a nivel de salud, de relación con nuestro entorno, de apertura de conciencia, de evolución espiritual…
Si además lo enmarcamos dentro de un proceso psicoterapéutico transpersonal podemos profundizar aún mucho más .